Veintidós años no son nada

#Tekken7

Veintidós años no son nada

¿Un panda peleando contra un luchador con cabeza de leopardo? ¿Akuma en un juego que no es Street Fighter? ¿Dar pasos al costado en un juego de pelea? A la serie Tekken claramente le gustan las cosas de cierta forma, pero en ciertos casos esa “cabeza dura” trae resultados positivos.

hace 4 meses
Contenedor global
Reviews
  • Autor: Tomás García
  • 16.06.2017
  • Enviar a un amigo Imprimir Nota a.a

Hace algunos años, la serie Tekken era sinónimo de PlayStation. Cuando se anunciaba una nueva consola de Sony, la mayoría queríamos ver cómo se veía el próximo Tekken, de la misma forma que alguna vez fueron otros juegos clásicos como Gran Turismo o Metal Gear Solid. 22 años después del primer lanzamiento en la serie, y el paso a multiplataforma de por medio, Tekken 7 viene a marcar tendencia una vez más y no solo desde el aspecto gráfico, sino también en la jugabilidad.

Durante estas más de dos décadas hemos visto cómo se desarrollaba la historia del Clan Mishima, la cual muchas veces terminaba con alguien tirando a otro personaje importante a un volcán, o desde lugares muy altos. Y como final de una larga trama es exitoso, tiene momentos épicos y la aparición de personajes muchas veces nombrados pero con pocas apariciones. Este es el caso de Kazumi, la difunta esposa de Hehachi y madre de Kazuya Mishima, uno de los protagonistas de la serie.

Para navegar esta narrativa repleta de peligros y conceptos muy difíciles de entender, y peor explicar, el juego toma como protagonista a un periodista sin nombre que busca investigar a la Corporación G después de que la demencia guerra de Jin haya matado a su esposa e hijo. Esta historia, separada en capítulos, nos permite conocer un poco más de fondo a Kazuya, y Jin, del clan Mishima, y otros como Lee, Alisa, Nina y, hasta uno de los personajes nuevos, Claudio Serafino.

Y como dijimos, la historia se mueve rápido y tiene buenos momentos, pero principalmente conforma muy divertidas secuencias que conectan una pelea con la siguiente. Se nota que los desarrolladores han tomado algunos consejos de lo que ha hecho recientemente NetherRealm Studios con su propio modo historia en Mortal Kombat X e Injustice 2. Y mientras que no está a la altura, en cuanto a la dinamicidad entre historia y jugabilidad, hace un buen trabajo y ofrece entre tres o cuatro horas de juego, con buenas recompensas por repetirlo.

Si analizamos la actualización de roster se nota que Bandai Namco ha intentado imponer un poco de agresividad y variación, como para que haya aún más formas de jugar Tekken, y en ciertos casos como el de Lucky Chloe, les permita meterse en la serie jugadores que no están tan acostumbrados a este género.Y mientras que Shaheen, Katrina, Gigas y Josie, el personaje que todos quieren jugar es sin ningún lugar a dudas, Kazumi, que ofrece la perfecta combinación de las habilidades de Heihachi y Kazuya, con una buena dosis de elementos únicos.

 

Vale también mencionar la presencia de Akuma en Tekken 7. No sabemos si esto tiene algo que ver con el título que nunca vimos Tekken X Street Fighter, pero para nuestra sorpresa, queda muy bien entre todo este elenco. Manteniéndose fiel a sus controles, es un verdadero placer poder realizar las clásicos bolas de fuego y Dragon Punch en Tekken, sin ser necesariamente el personaje más poderoso del juego.

En cuanto a la jugabilidad lo que los fans van a notar es la expansión del Sistema Rage, donde un personaje con muy poca energía puede realizar una habilidad que consiste en una serie de combos que hacen bastante daño, y le pueden dar una oportunidad de recuperar la batalla. Y los jugadores más experimentados también pueden ejecutar Rage Drives en medio de un combo para realizar aún más daño.

A esto se le suma también un agregado estético muy interesante que le da un valor extra al juego, sobre todo en momentos tensos. Cuando se acerca el final, o en ciertos casos que ambos personajes atacan cuando pueden ser los últimos golpes, la acción del juego se ralentiza y un pequeño zoom nos permite seguir cuadro por cuadro el ataque, para ver quién tocará primero al contrincante. Aunque parece un detalle, en momentos de mucha tensión donde solo queda un solo ataque, este agregado resulta en momentos verdaderamente épicos.

También hay que mencionar la enorme variedad de opciones para personalizar a cualquiera de los personajes disponibles. No solo en el hecho de que hay muchas opciones, sino que las opciones en sí son verdaderamente alocadas y les permite a los jugadores jugar un poco más con las cosas más locas de Tekken, y crear personajes muy graciosos y divertidos. Y no se queda en los personajes, porque también podemos personalizar la barra de energía, el ranking y el nombre de jugador.

 

Entre los puntos flacos encontramos que los modos de juego restantes que no son muy divertidos ni complejos, lo que nos deja nada más con el Modo Historia y el Multijugador. Lo bueno de este último es que nuestras pruebas funcionó muy bien, y no tiene ninguno de los problemas de red que sufrieron otros juegos del género durante su lanzamiento.

Teniendo en cuenta la historia de Tekken con modos alocados esperábamos ver algo especial para este lanzamiento, pero en verdad no hay mucho para encontrar más allá de la Historia, lo cual es una verdadera pena, porque el sistema de pelea es divertido, los personajes están muy bien diseñados y no hay muchos modos donde disfrutarlos.

Aún así, Tekken 7 demuestra que aunque pasen los años las ideas no se acaban, y no importa cuántos años tenga un mismo juego, siempre hay nuevos lugares a donde puede ir. Algunos fans se quejaron de que el nuevo Sistema Rage no es más que un Modo Super de Street Fighter, pero cuando está integrado de esta forma, algo que puede parecer sacado de otro juego, se siente más que adecuado en su implementación

LO BUENO

  • El modo historia es un excelente complemento para el multijugador
  • La expansión del Sistema Rage para hacer las peleas más cambiantes
  • Excelente implementación de la cámara lenta en momentos críticos
  • Gráficamente sólido
  • Un montón de personalización

LO MALO 

  • El resto de los modos no son tan robustos


NOTAS RELACIONADAS