Una nueva oportunidad de salvar al mundo

#Destiny2

Una nueva oportunidad de salvar al mundo

Esta secuela de Destiny estuvo entre los juegos más esperados del 2017. Bungie Studios supo corregir un montón de puntos flojos de la primera entrega y de la beta pero... ¿es suficiente?

hace 27 días
Contenedor global
Reviews
  • Autor: Lucas Robledo
  • 25.09.2017
  • Enviar a un amigo Imprimir Nota a.a

Muchos de nosotros hemos invertidos días de nuestra vida jugando a Destiny. El juego era realmente atrapante, lleno de acción, con un universo lleno de ciencia ficción completamente nuevo. Era, si se quiere, una alternativa fresca a lo que ya nos había hecho sentir Halo en su momento. Es por eso que cuando Destiny 2 llegó a nuestras manos, lo hizo de forma tímida y callada, porque sabía que nuestras expectativas eran altísimas, y ese factor, muchas veces, puede jugar en contra. 

Los más aficionados al Destiny levantaron su voz interna, reclamando todo ese arsenal que estuvieron cultivando durante todas las horas de juego invertidas en su primera parte. Acá, empezamos de cero, como si fuésemos los novatos que solíamos ser. Es triste decirle adiós a viejos camaradas como Fatebringer y Vision of Confluence, que tan fácil nos hicieron la vida en otros momentos, pero aun así, todos estos aires nuevos que comenzamos a ver en Destiny 2 tienen un sabor dulce y lleno de aventuras, que rápidamente nos quita esa nostalgia y nos hace meternos de lleno en este nuevo título.

Soy de los que piensa que la historia de Destiny no tenía mucho sentido. Era una construcción narrativa caótica, con miles de temas y subtramas que nunca llegaban a aclararse. En ningún momento del juego teníamos una explicación mínimamente lógica de lo que estaba pasando. Y aun cuando esto mejoro un poco (solo un poco) al salir la expansión The Taken King, la historia no era, para nada, el fuerte del título de Bungie Studios.

Destiny 2 mejora un poco toda esta historia, le da un tono narrativo un poco más comprensivo, aunque no piensen que está todo claro como el agua: nuevamente, la historia de esta secuela vuelve a ser el punto flojo de la entrega. La explicación a todas las preguntas que se nos pegaron en la mente durante las horas de juego, intentan ser explicadas con un villano del espacio que invade la tierra, roba el poder de los guardianes, y nosotros debemos detenerlo. Perdón, pero me resulta una excusa demasiado genérica para un juego de tales dimensiones. 

Quizás, en contraparte, Bungie optó por darle una gran importancia al desarrollo de los personajes. Zavala, Ikora y Cayde-6 tienen una importancia y una relevancia que antes no tenían, y son cruciales en muchos momentos durante el juego y para con la historia. No solo los vamos a ver en acción, sino que vamos a conocer mucho de su historia y la empatía que empezamos a generar con ellos nos hace entender por qué son cruciales a la hora de poder llegar al final de esta aventura. Este detalle en la forma de contar la historia levanta varios puntos, y si bien no tienen la narrativa que uno puede esperar, que la historia general se vaya armando a través de sus personajes no es nada despreciable. Por lo contrario, es un gran esfuerzo por parte de los guionistas del juego.

Una vez que terminamos la campaña, seguramente hayamos entendido mucho más sobre el universo de Destiny. Pero quizás haya muchos que sientan que la campaña tiene justo a poco. Y es verdad: la campaña es más corta de lo que se puede esperar. Pero a no desesperar, ya que terminar este modo de juego es solo un ápice de lo que el juego realmente tiene para ofrecer. Una vez que le hayamos dado fin a la invasión de Ghaul… recién ahí estaremos preparados para todo lo que se viene.

El fuerte de Destiny es el modo online multiplayer, de eso no cabe duda. Jugar con otras personas es lo que hace realmente divertido al juego. Si, podemos jugar solos, aislados del mundo como si fuésemos un Rambo intergaláctico, o meternos en algún servidor y juntarnos con completos desconocidos. Pero lo realmente interesante de esta entrega es que la estrategia y el trabajo en equipo realmente dan resultado. Por eso, lo mejor será jugar con amigos, con otros jugadores conocidos con los que podamos formar estrategias bien sólidas para salir siempre victoriosos. No por nada Bungie se esforzó en alentar a los usuarios a que formen clanes. Vale aclarar, que en Destiny 2, ser parte de un clan de da bonos incluso si no estás jugando como un equipo.

El universo de Destiny 2 cambia cada semana, y con ese cambio, muchos objetivos y misiones. Para aprovechar al máximo estos cambios, tenemos que pensar bien en el uso de nuestros personajes según la ocasión. Tenemos tres tipos de personajes para elegir: Hunter, Titan y Warlock. Lo más inteligente, pensamos, sería crear uno de cada uno, pero en realidad, dependiendo de nuestra forma de jugar, podemos crear tres del mismo tipo, dos y uno, o como queramos combinar las tres posibilidades que se nos da. De allí va a nacer nuestra futura estrategia.

Como es de esperar, cada personaje tiene distintas habilidades, fortalezas y debilidades, que van a ser cruciales dependiendo de la situación. Si jugaron la beta de Destiny 2, ¿recuerdan todo lo que tardaba en cargar una habilidad? Bueno, al parecer esta fue una de las quejas más recurrentes de la beta, y ahora el tiempo de carga es poco, lo que nos permite desencadenar un derroche de ataques indiscriminados hacia los enemigos casi al unísono, haciendo mucho más fácil la batalla en momentos donde nos veamos rodeados o acorralados por muchos personajes.

Si recuerdan, en Destiny las armas se dividían en tres grupos: primario, secundario y pesado. En Destiny 2 todavía existen las armas primarias, pero ahora la categoría de armas secundarias se llama “armas de energía” y contiene exactamente los mismos tipos de armas que la primera categoría, sólo que cuenta con la ventaja añadida de daño adicional. La tercera categoría, que ahora se llama “armas de poder”, contiene rifles de francotirador, escopetas y rifles de fusión, así como las armas pesadas tradicionales. Es decir: vamos a poder elegir entre un rifle de francotirador o un lanzacohetes, por solo poner dos ejemplos

Esto está pensando, supongo, para equilibrar el modo PvP del juego, dándoles más oportunidades a todos los jugadores de poder avanzar sin ser aniquilados en el primer segundo. Pero, en contraparte, termina afectando a los otros modos de juego, de forma significativa. Como dijimos antes, la selección de cada tipo de personaje y las armas con las que vas a salir a combatir son dos decisiones cruciales de las que va a depender toda nuestra partida. Esto hace que, inevitablemente, busques aliados que no tengan tus armas o tus habilidades para salir a enfrentar el destino del mundo. Al parecer, Bungie hizo mucho más hincapié en esto de lo que se esperaba.

Como no podía ser de otra forma, y para meter más alboroto en toda esta cuestión, Destiny 2 tiene mods para la armadura y para las armas. Realmente es confuso entender, y explicar, todo el funcionamiento de estos mods. No es lo mismo “modificar” nuestras armas o armaduras que obtener una previamente modificada. De esta forma, solo obtendremos el beneficio base de dicho elemento. Cuando intento jugar, comprender y explicar todo esto, extraño aquellas épocas donde solo había un par de botones, un par de armas, y lo único que había que hacer era ir hacia adelante matando a todo enemigo que se nos cruce.

Queda claro que Destiny 2 tiene un trabajo importante sobre su precursor, y se nota que sus desarrolladores, a pesar de ciertos resultados, intentaron corregir o arreglar varios puntos flojos de su primera parte. También es verdad que no se puede conformar a todo, pero sea como sea, no podemos negar que este título es un gran exponente. No el mejor, no uno memorable, pero si uno muy bueno, que divierte y entretiene, cumpliendo los dos mayores hitos de cualquier videojuego. 

La verdad, es que aún me falta, y nos falta, seguir explorando toda una galaxia de juego, simbólicamente hablando. En el poco tiempo que el juego completo tiene de vida, y por más que le hayamos dedicado varias horas, siento como que recién estamos arañando la superficie de todo lo que nos puede regalar. No hay duda, tampoco, que Destiny 2 nos va a robar muchas más horas de las que invertimos en su precursor, porque justamente está pensado para eso. Es un videojuego multiplayer, y Bungie sabe que luchar codo a codo con otros jugadores intentando salvar al mundo es una de las cosas que más disfrutamos hacer.
 



NOTAS RELACIONADAS