Un nuevo comienzo

Review God of War

Un nuevo comienzo

Desde que se anunció God of War allá por el 2016 donde vimos su trailer en la E3 estaba más que claro que  sería un nuevo comienzo para la saga: el dios de la guerra dejó atrás la mitología griega para enfrentarse esta vez al mismisímo Odin. 

hace 6 meses
Contenedor global
Reviews
  • Autor: Magui Sunshinee
  • 24.04.2018
  • Enviar a un amigo Imprimir Nota

 
Pese a la nueva vuelta de tuerca de la saga o el hecho de tener a un Kratos menos agresivo  y sumamente melancólico, el juego no olvidó su esencia, ya que tiene lo suficiente para sentirse familiar pero con una historia mucho más madura. El combate visceral y violento, los personajes carismáticos y un elevadísimo valor de producción están presentes y, en algunas áreas, mejores que nunca.

Historia

En el nuevo título  Kratos es acompañado por su hijo Atreus, a quien deberá enseñar a sobrevivir en los nueve mundos de la cosmología nórdica antigua y será su acompañante y enfoque principal durante toda la aventura.
El juego se lleva cabo en el periodo de peregrinación germánica cuando, según la mitología escandinava, los dioses aún caminaban en la Tierra, por lo que si te gusta la mitología nórdica y conoces su historia, te aseguro que disfrutarás la experiencia más que el resto, pues trata  de dioses, sus historias, peleas familiares y traiciones.
Sin entrar en detalles para no arruinarle la experiencia a ninguno ya que realmente es un juego que merece ser jugado diré que el argumento está sorprendentemente bien contado y tiene momentos realmente emotivos que la convierten en una de las mejores formas de contar una historia en un videojuego.  La trama no sólo se desarrolla a través de cortes cinemáticos, sino que la relación entre Kratos y Atreus se forma durante momentos comunes y simples con diálogos profundos entre ambos, es imposible no ver una similitud con los personajes de Last of Us. Es muy interesante ver la interacción entre personalidades tan dispares con diálogos tan bien escritos. Las animaciones faciales y corporales son simplemente extraordinarios. Plus si el idioma del juego es en inglés realmente se siente ese poder y grandeza del Kratos de antaño ya que la voz del mismo (Christopher Judge) se lleva todos los laureles siendo uno uno de los mejores castings de voz de los últimos tiempos, Atreus (Sunny Suljic) no se queda atrás y la interacción entre ambos es muy creíble y congruente.

Uno de los logros más grandes de God of War es que desde el primer cuadro hasta el último, todo se lleva a cabo en plano secuencia, lo que significa que no hay cortes en ninguna parte, incluyendo batallas y todos los demás aspectos de gameplay. En la práctica hace que la experiencia sea más intensa y añade un sentimiento de presencia que no sólo resulta muy agradable, sino que ayuda a establecer el ritmo del juego.
El mundo de God of War se divide en los 9 reinos de la mitología nórdica que van desde Midgard hasta Hel. Algunos son parte de la historia, pero hay otros que no son necesarios para completarla y que podrás visitar incluso una vez que hayas acabado el juego. 
 

 

Ambientación

Visualmente, God of War es extraordinario. En cada centímetro se ve la dedicación y atención al detalle de los desarrolladores. Desde la piel de Kratos hasta la animación de cómo cuelga su hacha en su espalda, cada elemento está muy bien pulido y genera mucha empatía con el jugador. En este aspecto, el juego es grandioso y todo lo que esperarías de un título de su altura. Los paisajes hacen que te quedes a veces mirando a tu alrededor para poder ver esa ventisca a lo lejos o hasta el vapor de agua que suele salir por la boca cuando respiramos en climas muy fríos.
 

 
Música

Si hablamos de sus elementos visuales es importante hablar también de la ambientación musical ya que la música esta grabada en nórdico antiguo, cada golpe del hacha, grito o brisa suenan creíbles y no desentonan respecto al resto del juego. Teniendo momentos donde realmente te emociona y te eriza la piel.
 

 
Jugabilidad

Después de ver trailers y gameplay, una de las principales preocupaciones de los fans de la saga era que el combate se veía diferente respecto a las entregas anteriores. Esto es verdad sólo al principio, porque empieza con un ritmo pausado para que elijas a cada uno de tus contrincantes y decidas en qué dirección lanzar los golpes. Conforme avanzas, el sistema de batalla es cada vez más suelto, por lo que deberás adaptarte a cada enemigo o grupo de enemigos y, cada vez, tendrás que elegir si te conviene pelear de una forma más pausada o si lo conveniente es desatar la ira de Esparta por todos lados. En el combate tendrás que aprender patrones de los oponentes para poder esquivarlos y atacar, para eso contarás con el "Diario de Atreus", una especie de guía que te señala los puntos débiles de tus enemigos.  Por su parte, el modo de combate tiene la brutalidad que conoces de un God of War, con ejecuciones sangrientas y diferentes para cada enemigo y, aunque son geniales, después de combatir hordas de las mismas criaturas tienden a tornarse repetitivas, quizás es el único defecto que le encuentro en si al juego. 

Algo para destacar es que no estás solo y Atreus no es un personaje que sólo te va siguiendo a todos lados, él esta ahí como un personaje importante para la batalla que incluso tiene un botón dedicado mediante el cual podrás ordenarle que dispare su arco y distraiga a los enemigos, que los dañe o los aturda con habilidades que vas desbloqueando conforme avanzas en el juego. 
Como ya es costumbre en la saga, muchas de las peleas principales son realmente épicas y se convierten en una experiencia cinemática interactiva que, en esta ocasión, te involucra un poco más que de costumbre. El hecho de que el juego sea un plano secuencia resalta particularmente en estas instancias, pues te mete de lleno en la acción y funciona increíblemente. 

Al avanzar en el juego obtendrás experiencia y equipo que te ayudarán a aprender poderes y habilidades que podrás mejorar con gemas y diferentes materiales. Esto añade ciertos elementos RPG que dan un poco más de profundidad y que te motivan a hacer misiones secundarias para encontrar mejores cosas ( los "cofres" a veces se vuelven casi imposibles de agarrar").  
En esta ocasión, los enemigos tienen una barra de vida sobre la cabeza, una nueva implementación a diferencia de sus anteriores. Siendo realmente útil ya que en aquellas ocasiones donde te enfrentas a múltiples adversarios localizar a los más débiles te ahorrará un par de barras de vida.
En general, el diseño de niveles de God of War es un buen mundo semiabierto que explorarás de forma lineal, pero en el que sentirás que hay secretos escondidos en algún lugar. Aunque en cierto momento tendrás que regresar a lugares que ya habías visitado, no es algo que resulte realmente molesto y en ocasiones es útil porque encontrarás secretos por desbloquear en tu segunda visita.
Como es costumbre en God of War, en todos lados verás acertijos ambientales que deberás resolver y, a pesar de que no son difíciles, tienen el grado de dificultad justo para que no te desesperes. Estos acertijos están bien espaciados y en ningún punto sentirás que son demasiados o que están interrumpiendo en la historia del juego.
 

 

Conclusión

God of War es todo lo que puedes esperar de una nueva entrega de la franquicia: valores de producción altísimos, un personaje principal carismático y un combate satisfactorio lleno de acción. Por si fuera poco, en esta ocasión todo está acompañado de una historia muy bien contada, excelentes animaciones, un universo nuevo muy interesante y repleto de dioses por matar, un gameplay divertido y un acompañante que desarrolla una personalidad con mucho potencial. Sin duda, el nuevo God of War es el digno inicio de una saga que seguramente tendrá mucho más que contarnos.


 


NOTAS RELACIONADAS