¡Todas las unidades!

#HaloWars2

¡Todas las unidades!

Ocho años pasaron desde que los creadores de Age of Empires se sumergieron en la Xbox 360 para traernos uno de los únicos juegos de estrategia en tiempo real exclusivos para consolas. Hoy tenemos la secuela y esto es lo que nos pareció…

hace 8 meses
Contenedor global
Reviews
  • Autor: Carlos Pollastri
  • 24.02.2017
  • Enviar a un amigo Imprimir Nota a.a

Es muy difícil no recordar Halo Wars. No solo porque es parte de una enorme y multimillonaria franquicia, sino por la peculiaridad de que se trata de uno de los pocos (sino el único) juego de estrategia en tiempo real exclusivo para Xbox 360. Ensemble Studio, el legendario equipo de desarrollo que nos trajó Age of Empires, concentró todos sus esfuerzos en llevar este género predominantemente de PC a una consola con un joystick. Y el resultado fue mixto, con buenas ideas pero pobres ejecuciones.
 
Saltamos ocho años en el futuro, con 343 Industries a la cabeza junto a Creative Assembly (más conocidos por la serie Total War) y parece que esta secuela toma directamente de lo hecho por Ensemble, no solo en cuanto a la historia, sino también en muchas de las ideas mecánicas que habían implementado originalmente.

 
La historia del título ocurre exactamente 28 años después de los eventos de Halo Wars, y se acomoda cronológicamente justo después de los eventos de Halo 5. En este caso, el Capitán Cutter y su tripulación se despiertan de una siesta criogénica y llegan a una galaxia desconocida, donde encuentran un Arca. Y en su interior, hay una estación de investigación de UNSC, con un único sobreviviente, una inteligencia artificial llamada Isabel. Por supuesto, acá no hay ninguna explicación de los eventos, porque rápidamente son interrumpidos por el villano de turno, Atriox, una criatura gigante, líder de una banda de mercenarios que están destruyendo al Covenant, pero al mismo tiempo odia a la Humanidad.
 
Más allá de la calidad de la narrativa, como su predecesor, Halo Wars 2 cuenta con unos fantásticos cortes de escena producidos por Blur Studio, y hacen un excelente trabajo en darle vida a los personajes cuyos diálogos, la mayor parte del tiempo, estamos escuchando mientras pensamos las estrategias y conectar una misión a la otra. Lo malo es que como la gran mayoría del diálogo ocurre en estas secuencias de juego, la narrativa en sí es un poco superficial, y nunca explica mucha las motivaciones de los personajes, sobre todo el villano, que tiene todo para ser muy interesante, pero termina un poco perdido en la falta de mayores explicaciones.
 
 
Yendo a las mecánicas, nos encontramos rápidamente con grandes limitaciones en el diseño del juego. No vamos a mentir, fue verdaderamente gratificante, apretar el botón para seleccionar unidades y escuchar la frase: “Todas las unidades”, que a esta altura se convirtió en un ícono de la franquicia, y además sigue siendo muy útil, porque en un juego de estrategia que estás controlando con un joystick, lo más probable es que quieras un botón para seleccionar todas las unidades disponibles. Pero este mismo termina siendo el problema con Halo Wars 2, en busca de simplificar para que sea fácil de controlar con un joystick, le remueven todas las sutilezas que hacen tácticamente complejo al género.
 
No importa las unidades que tengas sobre el campo de batalla los resultados de los encuentros entre las diferentes siempre resultan de la misma forma: vehículos le ganan a la infantería y estas dominan sobre los vehículos aéreos que al mismo tiempo son superiores sobre los primeros mencionados. Por supuesto, hay algunas unidades en particular que están diseñadas específicamente para ganar sobre otras (como una infantería anti-vehículos terrestres), pero son excepciones en un esquema que se vuelve muy predecible rápidamente. Es casi como que uno puede saber el resultado de la batalla antes de empezar solo por las unidades que se están enfrentando.
 
 
Esto termina decantando en analizar las unidades del enemigo para esta misión particular y tratar de armar una fuerza que le pueda ganar, y no de una forma inventiva o como uno quiere hacerlo, sino tomando de un plano ya predeterminado que dice que si estas unidades se enfrentan a estas otras, uno claramente va a salir vencedor.
 
A esto le sumamos que, mientras que los controles son cómodos y se pueden hacer todas las acciones necesarias, el joystick sigue no siendo una forma óptima de controlar esta tipo de juego. Aún con toda la administración a nivel micro casi eliminada, lo que queda sigue requiriendo moverse de un lugar a otro, entre unidades y un montón de otras cosas, para las que se necesita un cursor rápido y la mayor cantidad de accesos directos posibles.
 
 
Y esto queda sumamente claro cuando hacer algo tan simple como administrar dos conflictos diferentes que ocurren en el mismo momento es excesivamente frustrante. Se puede hacer, el juego lo permite, pero no es la forma óptima de hacerlo y no termina siendo divertido. Otro ejemplo es manejar las varias unidades y ordenarlas en diferentes grupos. Esto es algo que le faltaba al juego original y Halo Wars 2 tiene a pedido popular, pero sigue siendo incómodo.
 
Es una lástima que el juego sufra todavía algunos de los problemas del primero, y que los nuevos desarrolladores tampoco le hayan “encontrado la vuelta” a esto de los juegos de estrategia en consolas. En algún momento tienen que sacarle gran parte de la complejidad para hacerlo entrar en un esquema de controles más escueto, y en cada caso que hemos visto, en cierta parte del progreso, el juego pierde una parte importante de lo que lo hace divertido.

 
El total de 12 misiones en la Campaña hacen para unas 10 horas de juego que termina siendo insuficiente para ser gratificante. Y aún así, ofrece también multiples modos multijugador como Deathmatch, Domination y Stronghold, así también como el modo de cartas coleccionables Blitz, que son suficientes para ofrecer una distracción, pero el elemento central que es la campaña no parece suficiente.
 
A fin de cuentas, Halo Wars 2 cae en un lugar muy parecido a su predecesor. Dentro de su ecosistema de consolas, es un buen ofrecimiento, por momentos muy bueno. Pero visto en el gran esquema de un género con gran recorrido como este, no tiene mucho que hacer frente a los mejores exponentes del género. Es definitivamente el mejor juego de estrategia en tiempo real que se puede conseguir en consolas, pero en PC se pueden conseguir juegos más complejos, cohesivos y gratificantes.
 

LO BUENO

  • Excelentes cortes de escena con unos valores de producción impresionantes
  • Hicieron un buen trabajo de integrar elementos pedidos por los fans
  • Los modos extra como Blitz ayudan a agregar variedad a la fórmula
  • Play Anywhere permite tener el juego en cualquier plataforma

LO MALO

  • Lo que presenta como historia no es suficiente
  • No es lo suficiente robusto como para mantener el interés.
  • El esquema de controles sigue presentando problemas frustrantes
  • La Campaña es muy corta



NOTAS RELACIONADAS