Noble intento que no logra su cometido

#Randall

Noble intento que no logra su cometido

No es fácil hacer juegos, mucho menos en un lugar del mundo donde los recursos no abundan. Esta aventura, desarrollada por el equipo mexicano, We The Force, tiene buenas ideas que lamentablemente no llegan a buen puerto.

hace 4 meses
Contenedor global
Reviews
  • Autor: Tomás García
  • 18.06.2017
  • Enviar a un amigo Imprimir Nota a.a

Desde el principio Randall es muy claro sobre sus intenciones. Se trata de un sidescroller con un buen balance entre combate y plataformas, como el más reciente Guacamelee, intenta ofrecer una buena combinación de ambos. De la misma forma que este título, e inspirado por clásicos como Metroid y Castlevania, a medida que desbloqueamos nuevas habilidades podemos acceder a nuevos escenarios dentro del mundo abierto. Y mientras que logra todo esto con cierta destreza, el problema es que no resulta tan divertido como estos otros que mencionamos.

 

Esto puede ser, en parte, porque que mientras otros lucen un estilo de arte colorido y llamativo, gótico e icónico o de ciencia ficción, Randall presenta un mundo opresivo, oscuro y triste. Nuestro protagonista, Randall, despierta de un coma en una ciudad distópica llamada Nook, y a medida que explora este terrible mundo y descubre sus propios poderes telequinéticos, una misteriosa voz lo llama a descubrir el secreto que encubre el gobierno.
 
El diseño del mundo en sí, desde la parte estética está bueno, así también como el diseño de los enemigos que están muy bien logrados ya que ayudan a separarlos del fondo, y se hace muy fácil diferenciarlos.

Uno de los primeros obstáculos que encontramos fueron las trampas en cada uno de los niveles, que prácticamente hacen imposible las secuencias de plataformas. Y cuando caemos en una de estas trampas no perdemos un poco de energía, sino que son one-hit kills que no estamos seguros si lo que los desarrolladores buscaban era ofrecer una experiencia desafiante, pero lo único que lograron fue que sea sumamente frustrante. Porque cada vez que caemos en una de ella tenemos que empezar el nivel de cero.
 
Lo que se aún peor, es que nos dió la impresión de que nuestro personaje tenía un hitbox muy ancho, lo que hacía que muchas de estas trampas hagan contacto, cuando en verdad pensábamos que estábamos a salvo. Cosas como estas hacen que el juego se vuelva rápidamente muy frustrante, y más que para fanáticos del género, parecería un juego para fanáticos de la paciencia.

El combate por su parte es lo más se salva del juego, no tanto por el diseño de la acción, sino más por las habilidades que Randall va recordando a lo largo de la aventura.

Y hay un montón de ítems que permiten aumentar la energía, fuerza y capacidad mental, pero lamentablemente están escondidos detrás de las secuencias de plataformas más complicadas. Es decir que la forma de disfrutar más el juego y que sea más frustrante, está detrás de las partes más frustrantes del juego. esto simplemente no es lógico. es casi como si los desarrolladores no querían que los jugadores disfruten el juego.
 
La parte divertida no es cuando pegamos piñas, sino cuando podemos usar los poderes psíquicos de Randall. Podemos manipular a los enemigos de varias formas, como hacerlos volar de lado a lado, o hasta tomar control de ellos y así deshacernos de muchos más enemigos. Y no solo podemos usarlos para matarlos, sino también para usar sus habilidades y pasar algunas partes más difíciles. Pero aún así, las partes frustrantes siguen siéndolo.


 
Hay algunas cosas competentes en esta creación latinoamericana y muchas otras que arruinan la experiencia con elementos frustrantes totalmente evitables. En particular los fanáticos del género pueden encontrar mucho que disfrutar en esta aventura, sobre todo si les gustan los desafíos. Pero en caso contrario, realmente no hay mucho que se pueda recomendar.
 
LO BUENO

  • Muy buen diseño de personajes
  • Divertidas habilidades telequinéticas de Randall

 
LO MALO

  • Mala historia que no llega a ningún lado
  • Ambientación aburrida
  • Combate escueto
  • Secuencias de plataformas frustrante
  • Experiencia repetitiva y aburrida
     


NOTAS RELACIONADAS