Mass Effect explora nuevas fronteras

#MassEffectAndromeda

Mass Effect explora nuevas fronteras

La expectativa por la llegada de un nuevo Mass Effect era gigante, y existía la posibilidad de que no alcance la vara que los fans mantienen muy en alto. Este es nuestro análisis de uno de los RPG más esperados del año.

hace 5 meses
Contenedor global
Reviews
  • Autor: Waly LS
  • 17.04.2017
  • Enviar a un amigo Imprimir Nota a.a

Semanas después del lanzamiento de Mass Effect 3, bien sabiendo que marcaba el final de la trilogía del Comandante Shepard, muchos nos preguntamos para qué lado iba a ir esta tan respetada franquicia. Así, las conjeturas empezaron a correr, y el temor y la expectativa hicieron lo suyo para imaginar juegos muy diferentes, que se concentraban menos en la exploración e historia, y más en la acción. Irónicamente, después de tanta especulación sin información, el resultado terminó siendo mucho más parecido a los juegos originales de lo que imaginamos, pero al mismo tiempo, esa calidad y atención al detalle, no se encuentra tan presente como en previas ocasiones.

Hoy finalmente tenemos Mass Effect Andromeda entre nosotros, y mientras que está lejos de ser una catástrofe como algunos parecen señalar, también está lejos de mantener en alto los estándares narrativos de la serie, aunque al mismo tiempo hace un buen trabajo de fortalecer otros, y en líneas generales, entrega un nuevo Mass Effect a los fieles fans. Tan solo quisiéramos que sea una aventura más memorable.

La aventura empieza en el mismo lugar de siempre: El creador de personajes. El cual nos sorprendió por lo limitado, en comparación a las opciones de juegos anteriores. Pero después de modificar algunos aspectos, terminamos usando el personaje predeterminado, porque el resto se ven simplemente mal. Y esto se aplica lamentablemente para el resto de los personajes humanos que no son compañeros o cruciales para la historia. Lo bueno, es que el resto de las especies se ven tan bien como las recordamos, incluyendo las nuevas.

Una vez creado nuestro Ryder, ya sea hombre o mujer, nos encontramos a bordo de la nave Hyperion, que forma parte de una fuerza de avanzada hacia la Galaxia Andrómeda llamada La Iniciativa. Esta organización tiene como misión explorar posibles planetas habitables para la humanidad y el resto de las especies de la Vía Láctea.. Por supuesto nosotros no somos los únicos que enviaron una nave, y algunas de las especies más pudientes del Consejo hicieron lo propio. Pero siendo un viaje de 600 años (las naves partieron entre los eventos del segundo Mass Effect y el tercero) algunas parecen haber quedado varadas en el hiperespacio y no han hecho contacto con la nave nodriza. Esta es una excelente excusa para no incluir razas no tan populares (aunque muy queridas por los fans) como los Elcor o los Batarians.

Alec Ryder es el Pathfinder de la nave Hyperion y su objetivo como tal es dirigir las misiones hacia los planetas que podrían albergar vida, y explorarlo junto a su equipo; mediando con los nativos o eliminando posibles amenazas. Nosotros ocupamos el rol del hijo o hija, y en una de las misiones que descienden juntos basta decir que el rol es pasado a la nueva generación de Ryder de forma voluntaria por situaciones extraordinarias

El problema principal con la historia es que no se toma el tiempo ni da la atención que requiere para que sea creíble o nos compre. Los personajes a nuestro alrededor simplemente asumen que porque fuimos elegidos como Pathfinder (a pesar de no tener ninguna capacidad especial), entonces es aceptable, y toda la misión va a salir de maravilla. Aún cuando no entendemos nada de lo que está pasando, ni lo que tenemos que hacer, y todos nos explican qué se supone que hagamos. A diferencia de como Shepard es elegido el primer Espectro humano por el Consejo en el primer Mass Effect, acá no hay gravedad alguna hacia las decisiones, y las tensiones raciales parecen haber desaparecido como por arte de magia. Solo porque estamos en una nueva galaxia, todo está bien, y todo está perdonado. La única razón porque algo de esto sería aceptable, es porque conocemos la historia anterior, la valoramos y podemos llegar todos los espacios vacíos con cosas de otros juegos. Los recién llegados no poseen esa ventaja y se encontrarán frente a ellos una historia y relación entre  personajes simplemente escueta.

Encima de todo, hay una herramienta narrativa no muy explorada que intenta solucionar todos estos agujeros, que es la Inteligencia artificial conocida como SAM. Estaba integrada en la mente de Alec Ryder y se pasó a su descendiente al morir, y funciona como un asistente que nos ayuda a seguir y cumplir objetivos, además de tener algunas conversaciones interesantes. Pero teniendo en cuenta que en la Vía Láctea las inteligencias artificiales son consideradas ilegales, tampoco sacan provecho de esta oportunidad para poner en Jaque a nuestro héroe, o algo por el estilo.

En parte esto está conectado a un esfuerzo consciente por parte de Bioware de hacer el tono un poco más liviano, con protagonistas más “carismáticos” que se toman las cosas un poco más a la ligera, y otra parte es simplemente mala escritura y timing. No darle el tiempo que requieren a ciertas situaciones y escribir diálogos que nos hagan entender las presiones, peligros, en definitiva, lo que hay en juego.

Aún así, a la larga, Andromeda exitosamente arma su tercer acto, y aunque tarda en levantar vuelo, la trama en sí va a lugares interesantes y guarda alguna que otra sorpresa. Solo que toma demasiado tiempo, ni el elenco de personajes ni el villano ayudan, y se siente como que gran parte de la primera sección podía ser evitada.

Los personajes, en su mayoría, no van a ningún lado. Uno de los puntos más fuertes de la serie siempre fueron sus personajes, sobre todo los que te acompañaban en misiones. Los momentos de tranquilidad en la nave donde usábamos nuestro tiempo para conocerlos mejor, las misiones memorables en las que participamos, así también como las misiones de lealtad que los convencía de unirse a nuestra tripulación en el segundo. No importa si era una larga conversación, una misión dedicada a ellos o tan solo un pequeño diálogo en plena misión, los personajes siempre funcionaban. ¿Que pasó con el elenco de Andromeda? No podríamos decir.

De seis personajes tan solo uno resalta como interesante y nos permite empatizar sin esfuerzo. El resto requiere bastante. Entre ciertas actuaciones y la gran mayoría de los diálogos, hay muy poco de interesante en ellos. A todo esto tenemos que sumarle unas animaciones y expresiones faciales, que no solo han cambiado muy poco desde el último lanzamiento hace cinco años, sino que en algunos aspectos son aún peor. Bioware actuó rápido y lanzó un parche que arregla un poco el problema de los ojos muertos, pero no es suficiente. Porque el Mass Effect original tenía estas mismas animaciones y eso no evitó que pudiéramos conectarnos con casi toda nuestra tripulación. El problema real de Andromeda está lejos de los problemas técnicos (aunque están ahí) y mucho más cerca de lo que sale de la boca de estos personajes y cómo salen.

Y eso que los problemas técnicos abundan. El clipping y otros bugs visuales son recurrentes, como texturas que aparecen y desaparecen o personas que se materializan justo delante de nuestros ojos. El vehículo terrestre Nomad puede desaparecer si tomás demasiada velocidad, dejando varado a sus tripulantes en medio de un planeta, y algunas conversaciones parecen filmadas fuera de foco. Y estos son tan solo algunos de los problemas técnicos que encontramos. Pero de nuevo, todas estas cosas pueden ser corregidas, y muchas ya fueron solucionadas. Las otras, que no están conectadas a problemas técnicas, posiblemente no sean corregidas.

La mejor noticia fue la velocidad y predisposición con la que actuó Bioware cuando las críticas empezaron a salir a flote. En vez de renegar, anotaron lo que los fans les pidieron, lanzaron el primero muy rápidamente, y según dijeron, estarán trabajando para solucionar el resto de los problemas en los próximos meses. Pero la realidad es que hay muchas cosas que no pueden ser solucionadas, como la escritura e historia. En este caso no hay unas nuevas cutscenes que le den más sentido a todo, sino que está es la historia que decidieron contar y de la forma que decidieron contarla, y en su gran mayoría, no nos ha convencido.

Pero que toda esta charla de problemas técnicos no les haga pensar de forma equivocada: Mass Effect Andromeda es el más vistoso hasta la fecha gracias al poder del motor gráfico Frostbite. Más allá de las animaciones y deslices técnicos, este es el Mass Effect más lindo y los artistas se pasaron con la creación de estos nuevos planetas. Los paisajes son hermosos y variados, los efectos de luces siempre impresionan, y  aún en consolas, el juego se ve impecable. También corre sorprendentemente bien, excepto en ciertas instancias con mucho caos. En ese aspecto el juego es un paso gigante hacia adelante.

Otro lugar donde ha mejorado considerablemente es el combate. Mientras que no cambió mucho de lo que era Mass Effect 3, fue pulido y reorganizado a un punto en donde la línea entre un shooter y Mass Effect se ha vuelto muy borrosa. Ahora podemos entrar en cobertura de forma simple e intuitiva, sin tener que presionar ningún botón extra y la utilización de poderes es mucho más directa y dinámica. Esto se debe principalmente a que ahora podemos especializarnos en cualquier dirección en cualquier momento. Dependiendo de nuestra misión y el equipo que hayamos elegido, podemos cambiar nuestros poderes y habilidades en el momento para que se adapten mejor al estilo de juego que queremos efectuar en ese momento preciso. Esto además elimina muchos problemas como gastar puntos en habilidades que no terminamos usando, y la posibilidad de probar todo sin temor a privarnos de otras posibilidades.

La única crítica real que se puede hacer es que de todas las habilidades que podemos elegir en cualquier momento, solo podemos tener tres simultáneamente en el campo de batalla, lo que suena un poco limitante. Por el resto es excelente, y muy divertido. Y eso es bueno, porque como en los otros Mass Effect, Andromeda tiene muchísimo combate, y si nos tuviéramos que guiar por la inteligencia artificial de nuestros aliados, parecerían más enemigos. Aún así, el combate es lo mejor que tiene para ofrecer.

A lo largo de nuestra exploración interplanetaria podemos descender en un puñado de planetas a pie o sobre nuestro nuevo Mako, el Nomad. Este segundo es un verdadero placer, ya que puede sobrepasar cualquier obstáculo y permite atravesar grandes extensiones en poco tiempo, pero la exploración a pie deja un poco que desear. Los planetas que están diseñados como espacios más chiquitos y una exploración más lineal por lo general carecen de gran interés y más que explorar los recovecos, dan ganas de llegar al destino y ya.

Finalmente queda hablar del modo multijugador, el cual toma prácticamente todos los conceptos del que traía el último de la trilogía. Se trata de un modo cooperativo donde un grupo de cuatro soldados intentan defenderse de olas de enemigos, cumpliendo algún que otro objetivo simple en medio de la acción, pero estos se vuelven repetitivos rápidamente, y solo se sostiene por el excelente sistema de combate y la posbilidad de jugar Mass Effect con amigos.

Mass Effect Andromeda tiene muchos puntos a favor, los cuales nos recuerdan a los mejores momentos de la serie. Los fans podrán encontrar refugio en todos esos aspectos y sentirse como en casa, pero eventualmente tendrán que lidiar con aquellos que no están a la altura del nombre Mass Effect, que son muchos más de los que quisiéramos ver, y disminuyen una experiencia que de haber sido encarado de otra manera, podría haber sido un nuevo clásico, como los títulos originales.

 

LO BUENO:

  • Algunos personajes buenos
  • Ciertos escenarios se ven impresionantes
  • Las transiciones están muy bien logradas
  • El vehículo terrestre Nomad es muy divertido de controlar
  • Interesante concepto de colonización espacial
  • El modo multijugador es sólido

LO MALO:

  • Limitado creador de personajes
  • La historia no se sostiene por sí misma
  • Un número de bugs que no pueden ser ignorados
  • La gran mayoría de los compañeros y personajes son aburridos o predecibles
  • Las animaciones no parecen haber mejorado mucho en cinco años
  • Misiones secundarias sin ningún tipo de profundidad


NOTAS RELACIONADAS