La Rebelión Androide llegó a la Tierra

#NieRAutomata

La Rebelión Androide llegó a la Tierra

¡Tranquilos! Jugamos lo nuevo de PlatinumGames Inc., que al mismo tiempo es lo nuevo en la serie NieR, y por supuesto lo nuevo de Yoko Taro, quien dirigió el primer Drakengard que era lo nuevo para PlayStation 2 en 2003. Esta es la serie que terminó abriendo la puerta a NieR y nos permitió tener el día de hoy una joya como es NieR: Automata. Y acá explicamos por qué…

hace 8 meses
Contenedor global
Reviews
  • Autor: Tomás García
  • 14.03.2017
  • Enviar a un amigo Imprimir Nota a.a
 

NieR es mucho más que su primer juego lanzado en 2010. Es originalmente un spin-off del quinto final alternativo de Drakengard para PS2, y a lo largo de los años, su creador Yoko Taro, ha expandido el universo con libros, mangas y hasta dos obras de teatro. Ahora, NieR: Automata llega a PlayStation 4 (y pronto a PC) y el resultado es una peculiar aventura que más allá de algunos problemas presenta un estilo y que simplemente no se encuentra en ningún otro juego y que solo podría ser producto de este medio.
 
Antes que nada, NieR Automata es un juego raro. Se juega como Bayonetta mezclado con un shooter más que competente, tiene un generoso mundo abierto para explorar con coloridos personajes para conocer, una buena cantidad de quests secundarias para completar (además de la principal) y una muy intrincada historia de la cual vemos solo piezas en la primer partida, y tenemos que jugar una o hasta dos veces para tener el cuadro completo. ¿Pero vale la pena?

 
 
Sí, definitivamente. Para todos aquellos que hayan disfrutado la acción rápida y caótica de Bayonetta o hasta Vanquish, dos grandes productos de la desarrolladora nipona PlatinumGames, NieR es un placer táctil que simplemente se siente bien. Ya sea que estés correteando por el mundo abierto evitando arbustos o peleando contra una horda de robots  asesinos, los controles de lo último de PlatinumGames está muy bien logrado, y por suerte las mecánicas sobre las que gira todo el juego son excelentes. Esto hace que jugarlo una, dos y hasta tres veces sea bienvenido, sobre todo porque los protagonistas cambian, e inherentemente el estilo de juego también cambia.
 
Pero empecemos por el principio porque como bien dijimos: NieR: Automata es un juego raro. Posiblemente se anden preguntando: Siendo una secuela, ¿hace falta haber jugado el primero? La respuesta es un simple y llano: NO. Sin dudas se pueden rescatar muchas referencias por haber jugado al primero, pero no es obligatorio, ya que la historia (por lo menos en su superficie) no tiene mucha conexión a los eventos originales y ocurre muchos años en el futuro con un escenario, mundo y personajes muy diferentes al que presenta el primer NieR.
 

Quien haya jugado la muy circulada demo disponible hace varias semanas, el inicio del juego les será muy familiar. Llegamos a una parte del planeta Tierra habitada por robots creados por fuerzas invasoras extraterrestres que obligaron a la Humanidad a buscar refugio en la Luna. Si la historia suena intrincada, es porque lo es. Por eso es bueno que todo el detalle este separada en varias jugadas que suelen alcanzar las diez o doce horas. Aún así, no es tanto en los cortes de escena que vemos la historia, estos están reservados a algunas escenas de acción, y la mayor parte de la información la recibiremos en el juego, conversando con personajes que habitan el mundo.
 
Lo bueno de esto es que la escritura de los personajes y eventos proveídos por Yoko Taro son encomendables, con un montón de personalidad que hace explorar el mundo un placer. Y en un mundo abierto de tamaño modesto podemos encontrar ecosistemas diferentes como desiertos y bosques, y civilizaciones muy particulares como robots que defienden a su rey en un castillo en medio de un bosque a máquinas que celebran todo el día feliz y coloridamente en un parque de diversiones abandonado. Desde la estética a la escritura de los diálogos y eventos hacen del mundo un lugar único.
 
 
Y la enorme personalidad decanta en todas direcciones, como por ejemplo el combate. Casi un calco de lo hermosamente caótico que era Bayonetta, pero simplificado apenas un poco para montarle encima un más que competente shooter. Esta combinación puede parecer abrumante pero una vez dominado permite hacer verdaderos estragos contra las olas de enemigos que abordan la aventura con el fin de detener nuestra misión. ¿Misión? Sí, como androides creados por los Humanos para reclamar la Tierra de las fuerzas extraterrestres somos enviados desde una estación espacial para acabar con ciertas amenazas críticas dentro de nuestro antiguo planeta. Pero a medida que exploramos el mundo y conocemos a sus habitantes el simple y eterno conflicto entre Robots y Humanos en el que conviven los Androides parece cada vez más complejo y enrevesado de lo que aparenta.

En vez de tener la enorme variedad de movimientos que tenía Bayonetta, Automata introduce variedad en el combate con distintas armas que cambian casi todos los ataques que puede hacer el personaje. Y a través de las diferentes partidas también cambian los protagonistas, lo que vuelve a cambiar el estilo de combate.
 
Pero decir que la personalidad del juego solo decantó en el combate no le hace justicia a lo que hace NieR Automata. El juego empieza con una secuencia de combate sobre una nave, en un estilo más clásico de combate, muy similar a como a veces hacía Bayonetta, pero con controles más pulidos. Después pasa a ser un juego de acción basado en el personaje y combos, y después la cámara cambia a un estilo sidescroller dual stick shooter. Y estos tres estilos cambian de forma dinámica a lo largo del juego ofreciendo una experiencia verdaderamente única. Lo bueno de este aspecto es que no está sobreutilizado. Mientras que cada misión principal tiene un poco de esto, se hace de una forma muy deliberada y sin detrimentos a la experiencia general.
 
 
Lo que sí son detrimentos a la experiencia general son pequeños problemas que parecen haber quedado en el tintero para muchas desarrolladoras de la industria japonesa. Mientras que andar por el mundo está muy bien logrado, se siente bien y hasta tiene cierta elegancia, el diseño práctico de los escenarios (aunque muy atractivos) no son muy funcionales y es muy fácil no encontrar caminos o toparse con paredes invisibles donde el diseño estético claramente muestra que es posible saltar sobre ese obstáculo, pero el juego no lo permite. Es muy frustrante y da pena que sea parte de un producto de tan alta calidad.

Gráficamente NieR Automata se ve bien desde un punto de vista de diseño, pero llevado a la fidelidad no es mucho más que funcional. Teniendo en cuenta el excelente diseño sabemos que el juego podría verse mucho mejor si la tecnología lo permitiera, pero mucho del control de daños lo hace las animacioes que son verdaderamente bellas, el diseño de los varios escenarios, y por supuesto como no podía ser de otra forma, la impresionante soundtrack de Keiichi Okabe.
 
A la hora de hablar del árbol de habilidades, PlatinumGames eligió una buena forma de realizar las mejoras al personaje. Se trata de una forma simple e inteligente. A medida que subimos de nivel tenemos más espacio en nuestra memoria para ubicar "Plug-in chips" que mejoran nuestras estadísticas. Tenemos una cantidad limitada en la memoria y podemos agregar y sacar chips de diferentes tamaños para mejorar nuestro daño con armas de corto y largo alcance, resistencias, tipos de daño y mucho más. Y lo que es un buen toque, es el hecho de que muchos de los elementos del HUD (es decir la información que aparece en pantalla) ocupan su lugar en la memoria, de forma que si quisieramos podríamos sacar elementos como la energía y otros detalles de información para tener mayor espacio y perder datos pero mejorar nuestro personaje.

 
Algo parecido ocurre con el bot que sigue a cada androide y le provee fuego de cobertura. Cada "Programa del Pod" se traduce en una habilidad, y tenemos dos opciones para ubicar habilidades como rayo laser, un escudo y diferentes tipos de disparos que nos permiten en cierto modo personalizar la forma en la que juega cada uno de los personajes.
 
No importa cómo lo veas NieR Automata es un juego diferente. Que se anima a ser diferente y sus logros son exponenciados por su coraje. Al punto donde esto permite ignorar algunos problemas menores que en otros juegos podrían ser considerados inaceptables. Esta nueva entrada en la serie logran además ser más accesible sin perder la peculiaridad que hizo a la entrega original tan particular.
 

LO BUENO

  • Excelente combate que ofrece mucha variedad a través de distintas armas
  • Combate híbrido cambiando de ángulos y estilos en medio del juego
  • Rico mundo habitado por peculiares personajes
  • Jugar varias veces devela mayores piezas de la historia
  • La música es de lo mejor de la industria en la actualidad

LO MALO

  • Paredes invisibles
  • Demasiadas quest de escolta



NOTAS RELACIONADAS