La dinastía de Dragon Quest

#DragonQuestHeroesII

La dinastía de Dragon Quest

Esta secuela nos trae de regreso una mezcla entre títulos como Dynasty Warriors con la clásica y querida mitología de Dragon Quest, el resultado es un juego aún más pulido que la entrega anterior, que espera alcanzar el mismo o tal vez mayor éxito que el primero.

hace 2 meses
Contenedor global
Reviews
  • Autor: Tomás García
  • 06.05.2017
  • Enviar a un amigo Imprimir Nota a.a

Aunque en este lado del mundo, Dragon Quest no es tan popular como otras series japonesas de RPG, tipo Final Fantasy. Pero en su país de orígen están a la misma altura. El primer Dragon Quest Heroes logró traer un poco de esa popularidad a Occidente, al ofrecer impresionantes gráficos y un estilo de combate que les era más familiar, ya que Dynasty Warriors (y su estilo conocido como Musou) son cada vez más populares.

Dos años desde el lanzamiento oficial del primer juego, en esta nueva aventura seguimos la aventura de Lazarel y Teresa, dos primos Dunesianos, que deben detener una guerra que está por comenzar entre su tierra natal y su tierra adoptiva, Harba. Pero los peligros son aún mayores, porque la tensión política entre los dos reinos más influyentes de los Siete Reinos.

Sorpresivamente nos encontramos que la historia fue uno de los aspectos que más disfrutamos de este juego. No tanto la historia en sí, sino los cortes de escena con muy buenos diálogos y relaciones entre los personajes. Además de ser divertidas hacen un buen trabajo de explicar el conflicto y todo lo que implica sin volverse abrumante. Sobre todo para aquellos que no están metidos en la mitología de Dragon Quest. Aquellos que sí sean fanáticos de la serie, se van a encontrar felices de ver el regreso de muchos de los personajes más icónicos de la serie, y más todavía cuando interactúen entre ellos.

Ya sea Dynasty Warriors o Hyrule Warriors, los juegos de Omega Force suelen ser muy similares, y este Dragon Quest no es la excepción, el combate se trata de lidiar con hordas constantes de enemigos y la posibilidad de realizar ataques que devastan las olas de agresores que se nos ponen en frente. Y en cierto punto puede ser gratificante, ya que los héroes son capaces de realizar gigantes ataques que ocupan toda la pantalla y se deshacen de regimientos enteros de enemigos, y al mismo tiempo vemos los números de daño saltar de ellos, como testamento de nuestro poder.

Pero al mismo tiempo, este mismo sistema se basa demasiado en apretar botones como demente sin mucha dirección, lo que puede volver la mecánica muy repetitiva con facilidad. Entre la estética y lo impresionante de los ataques, las mecánicas de combate se sienten entretenidas durante las primeras horas, pero al superar la decena, presionar los mismos botones para realizar los mismos ataques y obtener los mismo resultados, ya no es tan apreciable.

Por fortuna, llevando el nombre Dragon Quest, Omega Force agregó una buena dosis de elementos JRPG a la clásica fórmula. Siempre podemos encontrar nuevas armas y experimentar con los diferentes estilos de ataque, y también hay un sistema de leveleo restringido para que el juego avance al paso correcto y no sea demasiado abrumante para los jugadores. Hasta hay días de la semana (reales) que dentro del juego ofrecen diferentes bonuses, lo que es una idea muy interesante. Pero nada de esto ayuda con la repetitividad de los sistemas.

Lo que sí podemos decir, es que gráficamente es una joya. Los escenarios son detallados y coloridos, de la misma forma que los personajes, cuyos diseños de Akira Toriyama (Dragon Ball) realmente brillan y sacan a relucir toda su personalidad y excentricidad. Para ver jugar, Dragon Quest Heroes II es un verdadero placer.

Los fans de los juegos de Omega Force, se encontrarán como en casa con Dragon Quest Heroes, ya que ofrece el tipo de combate que siempre disfrutan, con el agregado de ciertos elementos RPG muy bien desarrollados, y una historia bien contada con coloridos personajes. Para los fanáticos de Dragon Quest, acostumbrados a combates por turnos o menos caóticos, tal vez las mecánicas sean demasiado repetitivas, aunque la historia valga la pena ser experimentada al menos una vez.

LO BUENO

  • Hermosos gráficos inspirados en Dragon Quest
  • El combate puede ser divertido en ocasiones
  • Aunque predecible, la historia es divertida

LO MALO

  • La acción puede volverse repetitiva muy rápidamente
  • La progresión de los personajes es demasiado predecible


NOTAS RELACIONADAS