El fútbol virtual nunca fue tan auténtico.

#FIFA18

El fútbol virtual nunca fue tan auténtico.

Este nuevo título de EA Sports es la epítome de todo en lo que ha estado trabajando la empresa desde el resurgimiento de la serie allá por el 2009.

hace 11 meses
Contenedor global
Reviews
  • Autor: Carlos Pollastri
  • 16.10.2017
  • Enviar a un amigo Imprimir Nota

Llega otro año, llega otro FIFA. Después de un año con grandes cambios, que incluyó motor gráfico nuevo y modos reveladores, como El Trayecto, FIFA 18 vuelve a la rutina del perfeccionamiento. Aunque no tenga tantos cambios como la entrega anterior, esta vez la gran mayoría de los aspectos se sienten más pulidos y terminados.

Debemos decir que, a diferencia de años anteriores, nos llamó la atención la falta de “nombres elegantes” con los que EA Sports presentó su nuevo título. No mostraban un afán por hacer sonar las adiciones como más de lo que eran, y en parte esto se trata, porque en vez de agregar cosas, se dedicaron a pulir lo que ya estaba. El cambio de motor gráfico le permitió dar muchos pasos hacia adelante, pero también desacomodó un poco la estantería. FIFA 18 pone en su lugar todas esas cosas.

Cuando nos calzamos los botines y entramos al campo virtual este año quedamos sorprendidos inmediatamente. No por los gráficos ni por la hinchada 3D, de la cual se vanagloriaban, sino por la homogeneidad de la acción en cancha. Las animaciones, los tiempos, la velocidad de la pelota y los jugadores, entre muchos otros detalles, hacen que el juego sea más real (o auténtico mejor dicho) que nunca. Al mismo tiempo, el cambio de ritmo en los jugadores es aún mucho más notorio, y nos permite sacar mucho más provecho si encontramos ese agujero donde meternos con un rapidito.

Otros detalles de la jugabilidad que cuentan con una notoria mejoría es el juego físico. Mientras que no hubo un cambio de sistema, y funciona de la misma forma, es ahora mucho más real y confiable. Ya sea que estamos atacando o defendiendo, si tenemos un jugador de poderío físico, o que sabe técnicamente escudar la pelota, tendremos muchas más chances de salir airosos de la jugada.

A la hora de hacer cambios la cosa no ha cambiado mucho, pero sí se agradece la posibilidad de “programar” tres cambios antes del partido, para poder realizarlos en medio del partido cuando la pelota sale afuera, sin la necesidad de tener que entrar al menú y hacerlo de forma manual. Es un detalle que suma mucho, sobre todo a la hora de jugar online, cuando no se quiere perder mucho tiempo o enfriar el partido. A menos claro, que estemos perdiendo.

Los centros por su parte, una de las cosas más criticadas del título anterior, también recibieron una gran mejora. FIFA 17 había llegado a un punto donde parecía que los centros, sean gol o no, no iban a dónde los queríamos mandar. FIFA 18 cambia la ecuación considerablemente. No solo son mucho más reales a la hora de partir del pie del lanzador, sino que con la potencia y puntería justa van a terminar exactamente donde los queremos. Además, hay muchos más tipos de centro, desde los rasantes hasta los abombados que llegan hasta lo más profundo del área. Y sí, también hay centros de m…, como bien los llamó Guillermo Barros Schelotto.

Hasta las faltas parecen renovadas, siendo bastante más precisas y justas con lo que cobran. Eso sí, todavía hay que saber defender, pero las físicas raras en cada intento de sacar una pelota, son cosa del pasado. Los tiros son la única cosa que parecen un poco fuera de lugar, y ya fueron modificados en el primer parche. En algunos casos parecían salir con demasiada potencia aun cuando no le dimos tanto, habrá que ver cómo se comportan ahora, después de las correcciones.

Pero los cambios de FIFA este año son en todos los frentes. No solo dentro de la cancha todo se siente más realístico y gratificante. Sino que afuera, muchos de sus modos son más completos. El mejor ejemplo es la estrella del juego anterior, Alex Hunter y su Trayecto. Sin dudas esta vez es más grande y mejor, y eso es bueno, porque la primera entrega nos encantó, pero al final nos dejaba gusto a poco.

En esta ocasión podemos continuar desde nuestro save o elegir directamente nosotros desde dónde seguir. No queremos arruinar la historia, pero vale decir que en cierto momento la aventura nos obliga a jugar como otro jugador, y la verdad que no es algo bueno. Está claro que intentaron hacerlo para que sea más interesante la historia, pero pierde el propósito de ser Alex Hunter por completo. Más allá de este detalle, esta nueva vuelta a la figura internacional ficticia es mejor, más extensa y con detalles que se agradecen como personalizar detalles como la ropa de civil y de entrenamiento.

Otro detalle que no gustó, y remarcamos que es un detalle, porque aunque no lo vimos bien, no afecta en nada la jugabilidad y el modo, son los productos licenciados que aparecen. Tiene sentido que como futbolista reconocido, Alex Hunter reciba ofertas de promocionar ciertos artículos, pero dentro de un juego comercial, quedó más como una oportunidad un tanto descarada por parte de EA Sports.

El Modo Carrera también vio algunos cambios novedosos, principalmente la expansión del sistema de negociación. Ahora, cada vez que queremos renovar el contrato con un jugador, o comprar un refuerzo, estaremos físicamente sentados en la sala de reuniones hablando con el jugador y su representante. Y mientras que al principio es muy divertido, hay que decir que a la larga se vuelve un poco repetitivo. Eso sí, cuando se está negociando el pase del año o la renovación de nuestro jugador estrella, esta nueva modalidad hace la secuencia mucho más tensa y emocionante que apretar unos botones y esperar que pasen unos días.

En definitiva, podríamos ser reductores y decir que FIFA 18 es el juego que FIFA 17 tendría que haber sido. Pero entre el ciclo de desarrollo corto y el cambio de motor gráfico, queda en evidencia que este FIFA 18 no hubiera existido sin antes, aquel FIFA 17. Y lo bien que vino, porque este nuevo título de fútbol es la epítome de todo en lo que ha estado trabajando EA Sports desde el resurgimiento de la serie allá por el 2009.



NOTAS RELACIONADAS