El Despertar del Coloso

#WolfensteinIITheNewColossus

El Despertar del Coloso

¡MachineGames lo hizo de nuevo! Después de levantar a un gigante como Wolfenstein de la ultratumba, vuelve con una secuela que lleva todo lo que hizo el primero a 11, sin escalas ni pedir permiso. El resultado es un excelente juego de acción cuya frutilla en el postre es una magnífica historia, de un nivel que pocas veces se ve en este medio.

hace 5 meses
Contenedor global
Reviews
  • Autor: Tomás García
  • 12.12.2017
  • Enviar a un amigo Imprimir Nota


Si nos remontamos al pasado profundo de los videojuegos, casi en su origen, varios nombres se nos vienen a la cabeza. Entre ellos, aún antes que Doom, es Wolfenstein. De los mismos desarrolladores, pero con un motor un poco menos avanzado y la eterna temática de aplastar nazis con el taco de nuestra bota.
Por eso es tan impresionante lo logrado por MachineGames hace unos años con Wolfenstein The New Order. No solo revivieron una antiquísima franquicia cuyos mejores años ya estaban en el pasado lejano, sino que lo hizo respetando su herencia casi a rajatabla en cuanto a la jugabilidad, y tomando una postura muy delineada desde lo narrativo. Una estructura sorprendente, editada con maestría y que en vez de detraer de la acción, le daba un sentido más allá del simple "matemos nazis".Por todas estas razones y más, Wolfenstein II The New Colossus llegó rodeado de grandes expectativas. Un pesado bagaje que en está era de videojuegos no le cabía al viejo nombre de Wolfenstein, y por suerte no decepcionaron.

Todo lo que nos gustó del primero vuelve redoblado en esta nueva aventura, desde la acción a los retorcidos personajes, y por supuesto hasta la violencia. Pero tal como el anterior, nada es en vano ya que todo tie un sentido y un lugar dentro de la estructura narrativa del juego. Si el primero nos daba una sensación un poco “Tarantinesca”, este redobla aquella apuesta con grandes diálogos, intrigantes personajes y situaciones que, hasta nos animaríamos a decir, nunca fueron tratadas en la industria. Y para nuestro regocijo lo hace con la tonalidad justa.
La historia continúa minutos después del final del primero, con un B.J. Blaskowicz malherido, que debe ser rescatado por la Resistencia que él mismo ayudó a crear en el juego anterior. Esta secuencia inicial de 10 minutos nos tiene sobre una silla de ruedas, desde un principio matando nazis a granel. De acá inicia un torrente de situaciones cada vez más descabelladas que en su punto cúlmine deja la puerta abierta para un último juego que le de cierre a esta magnífica trilogía.

La adrenalínica acción originada en aquel primer Wolfenstein ya perdido en el tiempo está de vuelta. Lejos de seguir el libro de gigantes de la acción actual como Call of Duty y Battlefield, este título te invita a salir de la cobertura y moverte sin detenerte a pensar. El protagonista B.J. Blaskowicz es mucho más ágil que antes y eso nos permite movernos por el campo de batalla con mayor fluidez, acabando enemigos a diestra y siniestra mientras rellenamos nuestros cargadores con balas, nuestro escudo y energía. Esta última no se regenera con el tiempo , de forma que el posicionamiento y movimiento constante cumple un rol crucial en nuestra supervivencia.

Las razones por las que Blaskowicz es más poderoso que antes están ligadas a la esencia de la trama y MachineGames hace un excelente juego con este detalle. Probablemente una de las cosas más inesperadas en esta última década es que queramos jugar un Wolfenstein más por la historia que por la acción y The New Colossus no es la excepción. En sólo los primeros diez minutos toca temas muy delicados como racismo y abuso doméstico, y lo hace con tacto e inteligencia. De una forma que realmente impacta y funcionan como elementos para construir la historia y los personajes. Una que va por lugares muy espectaculares, y nos deja con ganas casi de saltear las partes de acción, en favor de más locuras entre estos memorables personajes.
Y aunque tome tantos riesgos desde lo narrativo, existe casi un paralelismo opuesto con la jugabilidad, que se apega a lo que sabe, acción caótica sin fin. Realmente no hay muchas mecanicas diferentes o nuevas, más allá de momentos puntuales en la historia donde por alguna razón explicita estamos limitados de alguna forma o tenemos nuevas habilidades. Más allá de esas situaciones, el juego se basa en apuntar y disparar moviéndonos todo el tiempo. Por supuesto hay un gran arsenal, el cual podemos combinar de cualquiera manera en nuestras dos manos. Hay tanto proceso metódico en los juegos de acción actuales, que es raro ver un juego que te de la posibilidad de usar dos armas de forma simultánea, y más raro todavía es que podamos utilizar cualquier variación queramos.

Una vez más, este Wolfenstein carece de modo multijugador, una marca casi obligatoria de la serie en el pasado. Pero en este caso es en beneficio del juego final, porque está muy claro lo que quisieron lograr, y un modo multijugador sería realmente de relleno. Y en un mercado tan competitivo, realmente no tenía sentido. Agradecemos a Bethesda por haber apoyado el desarrollo de este tipo de juego, sin preocuparse por lo que se dice que un juego actual debería tener.
De esta forma tenemos una secuela que, en muchos sentidos es aún mejor que el juego original, pero que mejor todavía, lo complementa, con una soberbia continuación de la historia, y una jugabilidad todavía más pulida. Tal vez podríamos quejarnos de que la dificultad es un tanto elevada, aún en la dificultad normal. Pero es parte de la aventura, y por lo que es, vale la pena hacer el esfuerzo para ver su conclusión.

LO BUENO

  • La acción.
  • La historia y sus personajes
  • El tono perfecto para tocar temas complejos y aún así construir una historia emocionante y divertida.
  • Combinar armas en plena acción para mayor destrucción.

LO MALO

  • Demasiado difícil, aún en la dificultad normal.
  • Tener que levantar las municiones del suelo manualmente puede ser engorroso, sobre todo en el calor de la batalla.


NOTAS RELACIONADAS