Cuando la creatividad no tiene límites

#LEGOWorlds

Cuando la creatividad no tiene límites

El nuevo juego de Traveller's Tales te permite convertirte en un maestro de la construcción en este sandbox super divertido para Nintendo Switch.

hace 1 mes
Contenedor global
Reviews
  • Autor: Lucas Robledo
  • 15.09.2017
  • Enviar a un amigo Imprimir Nota a.a

LEGO cambió tan repentinamente de rubros que casi no nos dimos cuenta. ¿Se olvidaron de cuando Lego era un juguete de construcción para chicos? ¿O será que muchos de uds no conocieron esa época? Sea como sea, la marca pasó de ser un montón de bloques con lo que podíamos armar prácticamente de todo, a ser reflejo en la industria de los videojuegos de muchísimas franquicias famosas del cine. Y, como si no fuese poco, pasó a ser también una marca que hace películas más que convincentes. Entonces, vale preguntarse: ¿qué es lo que hace a Lego algo tan exitoso? La respuesta es, sin duda alguna, una palabra que logra aunar a estos tres frentes: diversión. Pura diversión.

Desarrollado por Traveller's Tales (TT Games), el juego finalmente llega a la tan querida Nintendo Switch. LEGO Worlds es el último título relacionado con LEGO para llegar a una plataforma de Nintendo y no pasa desapercibido. Si bien hay juegos mejores, claro está, este exponente es un juego que rebosa de diversión, y todo ese encanto que los juegos de la marca saben tener. Aun así, y si bien el mote diversión nunca falta, este es un juego que se centra mucho más en la construcción que en seguir una historia. Para ser sinceros, la narrativa no es el fuerte del juego. Hay una pequeña historia que une todos los elementos, pero básicamente, el juego se base en nosotros construyendo cosas. 

Es como un sandbox creativo, como cuando éramos chicos y teníamos nuestra pieza como domo de diversión y un montón de cajas llenas de LEGO o cualquier otro juguete de construcción. No importa la marca en este momento, sino el contexto. Más que nuestra habilidad como gamers, lo que realmente se pone en juego es nuestra creatividad. Eso es, ni más ni menos, LEGO Worlds, un lugar donde la única limitación no es solo la imaginación, sino el hecho de quedarte sin piezas para construir todo lo que quieras construir. Hay una consigna simple: si podés imaginarlo, podés crearlo. 

Pero vamos a suponer que no nos gusta crear cosas y construir… ¿No es un juego para nosotros, entonces? No es tan así. En LEGO Worlds hay un modo aventura donde vas a poder visitar mundos pre-hechos y lo mejor de todo es que vas a poder hacerlo con un amigo. El modo cooperativo también es un fuerte del juego, porque ya sabemos que no hay nada mejor que jugar con amigos. Obviamente la experiencia no es la misma, sin crear, se vuelve un juego de aventuras más, simpático, bien hecho, pero uno más del montón. Es como jugar al Minecraft sin crear nada nuevo. Vamos, ¿me van a decir que todavía no habían pensado en este otro juego? Y sí, hacen bien en hacerlo, no podemos culparlos.

Lo bueno de este modo es que nos vamos a centrar más en aprender a usar todas las herramientas que tiene el juego, y no tanto a crear indiscriminadamente. ¡Llega un momento que se hace incontrolable! Las herramientas se van desbloqueando en distintas etapas. Aproximadamente, vamos a tener que jugar unas dos horas para tener las cosas esenciales a mano. Explicar el uso de las herramientas es como explicar cómo jugar con los bloques LEGO. Algunas quitan bloques, otra suman bloques. Con algunas podemos hacer pozos profundos más rápidos, comprar personajes, modificarlos, hacer ajustes del terreno y un amplio etcétera. ¿Y para qué queremos cavar? Bueno, algunas construcciones requieren modificaciones en el terreno, pero a veces podemos llegar a encontrar unos cofres con tesoros repletos de golosinas. 

También tenemos una herramienta que nos sirve para pintar y una que es para copiar objetos, así tan simple como suena. Podemos, incluso, crear una estructura, copiarla, guardarla, y usarla en otro momento. Porque, claro, uno de los objetivos del juego en las distintas misiones, es el tiempo. El tiempo es un factor muy valioso en LEGO Worlds, y mientras más ahorremos este preciado tiempo, mejores cosas lograremos. Las misiones, las cosas por descubrir, todo suma (o resta, depende de cómo lo veamos). Total, en el modo sandbox tenés todo el tiempo del mundo para liberar tu imaginación. En este modo debemos ser puntuales, concisos, rápidos. No se trata de creatividad solamente acá, sino de inteligencia. 

El juego tiene armas para los momentos de supervivencia porque algunas misiones así lo requieren. Construir, adaptarse, sobrevivir. Pero… ¿Y si no es suficiente todo lo que podemos hacer? No hay problema, para eso el juego te da más de 100 animales con los que podes interactuar. Seguramente los viste y te parecieron tiernos solamente, dejándolos de lado. Pero no, no tan rápido: muchos animales pueden ser utilizados en nuestro beneficio (por más raro que suene, recuerden que solo es un juego) y siempre de forma positiva. Si necesitamos adentrarnos en el agua, podemos montar un tiburón. Si nos vemos acorralados por las criaturas de la oscuridad (y dejo esto acá, no les quiero quitar la sorpresa) podemos usar a algún animal salvaje para que los ataque mientras nosotros buscamos refugio. Como dije antes, la inteligencia entra en juego, y saber jugar con nuestro entorno a favor se vuelve todo un desafío.

Bueno, ¿sos de los que no se lleva muy bien con los animales… si es eso acaso posible? No te preocupes, hay personas con las que podés interactuar. Precisamente, hay más de 90 personajes que podremos descubrir, que se van a ir ampliando con el paso del tiempo, como suele pasar siempre. La gracia de esto no es tanto el hecho de no sentirnos solos, sino de poder intercambiar nuestro look y algunas habilidades. Porque no hay que dejar de recordar en ningún momento que estamos jugando con LEGO. ¿Te aburrieron tus piernas? Las podés cambiar. ¿Tu cabeza ya no te gusta cómo luce? Perfecto, buscamos otra. Todo perfectamente normal.

En conclusión, LEGO Worlds es un juego para mentes creativas con opción para relajar un poco y jugar una aventura bastante aceptable. Pero no al revés: si buscas aventura y la creación no te importa, quizás te hayas equivocado de juego. De todas formas, es difícil que alguien que elija un juego que en su nombre lleva la palabra “LEGO” no tenga esa ansiedad oculta de la construcción mediante la creatividad. Y si sos uno de estos últimos, realmente la vas a pasar genial. Como ya dijimos, no hay nada que no puedas hacer en el juego a nivel creatividad: si tenés los bloques y se te ocurre como hacer, no hay nada más por decir para que pongas las manos sobre este increíble título de Nintendo Switch.
 



NOTAS RELACIONADAS