Bienvenido a la familia

#ResidentEvil7

Bienvenido a la familia

Con la enorme expectativa de su historia a cuestas, lo nuevo de Capcom logra recuperar la esencia olvidada de los juegos de la serie, y al mismo tiempo reinventar elementos de la histórica franquicia para la nueva generación, ¡incluyendo una fantástica experiencia VR!

hace 6 meses
Contenedor global
Reviews
  • Autor: Tomás García
  • 20.02.2017
  • Enviar a un amigo Imprimir Nota a.a

Capcom tenía una misión muy difícil para este 2017. Casi imposible podrían decir algunos. Resident Evil 6 no solo fue un terrible juego, sino que confirmó el declive y pérdida de identidad que la serie estaba sufriendo después de su cuarta entrega. Ahora, cinco años pasaron desde la última vez que vimos un juego oficial de la serie, ¡y vaya si las cosas cambiaron!
 
Antes que nada queremos aclarar que tuvimos la suerte de jugar Resident Evil 7 en una PlayStation 4 Pro, y en realidad virtual, pero de esto último hablaremos más adelante en la nota. La nueva consola de Sony permite jugar esta terrorífica aventura en 4K e incluye soporte para HDR, lo que aumenta la fidelidad de la espectacular iluminación del motor gráfico a un nivel impresionante. Es más, el desempeño en la Pro hace que la experiencia VR sea aún más nítida también.

 
Lo pedían los fans y Capcom accedió, a pesar del número al final del título, Resident Evil 7 se siente como una bestia aparte comparado a los títulos anteriores. Y aunque no queremos decir si está conectado o no a los juegos anteriores, en cuanto a historia y jugabilidad departe considerablemente de lo visto en el último tiempo, y es mucho mejor por eso. No solo se siente fresco para los fans de la serie, sino también para todos aquellos fanáticos del género Survival Horror, que tal vez se alejaron de la franquicia a medida que empezó a moverse más en dirección de la acción. Hoy tenemos un juego de terror hecho y derecho con un poco de acción aquí y allá, pero que más que nada te tiene la mayor parte del tiempo escondiendo y escapándote.
 
El juego tiene un comienzo rápido, que después de darnos un pequeño vistazo de un personaje crucial de la historia, nos pone directamente en el frente de la casa en cuestión: ¡La residencia malvada! Entre muchas de las cosas que retornan de viejos juegos, es el hecho de que toda la acción ocurre en una misma casa, o por lo menos un mismo perímetro. Como Ethan Winters llegamos a esta misteriosa residencia en busca de su esposa, Mía, quien estaba trabajando como niñera. Entramos y de momento nos damos cuenta que las cosas están mal, el estado de la casa, las cosas que encontramos, algunos videos perturbantes y eventualmente la cuestionable familia que la habita.
 
 
Resident Evil 7 hace un excelente trabajo de mantener la acción moviéndose hacia adelante sin perder nunca la opresiva atmósfera que rodea cada elemento de esa impresionante casa. Ya sea que seamos Ethan atravesando esos oscuros pasillos o el camarógrafo de un equipo de noticias con un terrible destino, el juego nos permite explorar la casa y la familia Baker en diferentes tiempos y desde distintos puntos de vista dentro del mismo marco aterrador. Llegando al final tal vez abusan un poco del recurso narrativo de los videos VHS, pero siempre son utilizados a gran efecto.
 
La historia en sí no es excelente pero hace su trabajo de principio a fin. Los verdaderos protagonistas del juego son sus personajes, desde Ethan y Mia, quienes protagonizan momentos realmente memorables, hasta los integrantes de la familia Baker, cada uno con sus propios segmentos del juego, y también cada uno de ellos tan memorables como escalofriantes. Gran trabajo de los escritores y diseñadores que integran a estos retorcidos personajes dentro de ese contexto.
 
 
La jugabilidad se trata más que nada de explorar y resolver buenos puzzles para acceder a nuevas partes de la casa, pero está mezclado con segmentos scripteados y otros dinámicos, con personajes estilo bosses que nos persiguen por la casa, una mecánica no disimilar a aquella utilizada en Resident Evil 3: Nemesis. Estos enemigos no pueden ser matados de forma tradicional, de forma que lo único que podemos hacer es escapar o atacarlo para intentar dejarlo inconsciente, pero eso gasta muchos recursos, y no hay muchas municiones para andar gastando a lo loco. Llegando al final también se arrima bastante más hacia la acción, pero lo vale, ya que está muy bien balanceado y hace para un excelente clímax final, en cuanto a historia y mecánicas.
 
El juego está realmente muy bien balanceado entre los encuentros, la cantidad de armas y municiones que podemos encontrar, y otros sistemas como el regreso de las plantas que podemos mezclar para crear medikits más poderosos.
 

Es difícil hablar de un juego como este porque cualquier cosa que digamos sobre la trama y cómo se desarrollan los eventos, le saca a la experiencia del juego. Esa es la razón de por qué fuimos tan vagos con los detalles en este texto, pero si lo hacemos es porque realmente hay algo especial acá que vale la pena experimentar. Aún si no son fanáticos del género. Y si tienen la posibilidad, probarlo en realidad virtual es sin lugar a dudas la experiencia definitiva.
 
Mientras que no lo jugamos entero utilizando PlayStation VR (particularmente porque a quien escribe no parece sentarle de lo mejor esta nueva realidad), sí probamos extensamente el juego en ese estilo de juego, y llegamos a la conclusión de que si tu cerebro lo soporta, es la mejor forma de experimentar este título. Esto se debe al simple hecho de que está tan bien realizado el mundo 3D dentro de la realidad virtual, que absolutamente todo lo que hace bien el juego es exponenciado varias veces más. Cuando un personaje pone un cuchillo frente a tus ojos, con la realidad virtual parece que está realmente a un centímetro de tus ojos. Y mientras que es una experiencia verdaderamente escalofriante, es algo único, realizado de forma soberbia. Quien tenga el estómago para hacerlo, pruébelo.
 
A fin de cuentas, Resident Evil 7 es un paso en la dirección correcta para Capcom y la franquicia en general. Muy diferente a lo que estamos acostumbrados, pero al mismo tiempo recupera algunas estampas clásicas de la serie y les da buen uso, pero más importantemente, es genuinamente aterrador.


 
 
 

LO BUENO

  • Da miedo, ¡de verdad!
  • Excelentes gráficos en todas sus versiones, impresionante iluminación
  • Exitoso regreso a los puzzles
  • Variadas mecánicas que se entremezclan de forma dinámica.
  • En VR es una experiencia totalmente diferente, ¡y mejor!
  • El DLC agrega nuevos modos de juego

LO MALO

  • La inteligencia artificial deja un poco que desear



NOTAS RELACIONADAS