Amanecer de un nuevo mundo en el Horizonte

#HorizonZeroDawn

Amanecer de un nuevo mundo en el Horizonte

Horizon Zero Dawn tiene un poco para todos: Es de lo mejor que vimos gráficamente, su combate es divertido y dinámico, su mundo es atrapante y rico en detalle, y la historia que tiene para contar ofrece un buen conflicto que desmenuzar. Lo nuevo de Guerrilla es sin dudas de lo mejor de este joven año.

hace 4 meses
Contenedor global
Reviews
  • Autor: Tomás García
  • 01.03.2017
  • Enviar a un amigo Imprimir Nota a.a

Previo al lanzamiento de Horizon Zero Dawn, Guerrilla Games tenía siete títulos en su haber, seis de los cuales pertenecían a la franquicia Killzone, y todos eran juegos de disparos en primera persona. Por eso nos sorprendió cuando jugamos Horizon Zero Dawn y nos encontramos con algo totalmente diferente. Una aventura en un mundo post-apocalíptico “cybertribal” con tintes de Red Dead Redemption, Far Cry y The Witcher III, que se toma su tiempo para empezar, pero presenta un detallado mundo muy bien construido que termina siendo algo mucho más grande que la suma de sus partes.
 
Con una dirección muy deliberada la historia empieza a fuego lento, viviendo la infancia de la protagonista Aloy, una marginada de su tribu que no se le esta permitido, acercarse o hablar con otras personas dentro de la comunidad. Vive fuera de las paredes conviviendo con peligrosas y terribles criaturas robóticas y lugares malditos a los que no se debe acercar. Es criada por otro marginado, Rost, con quien se propone a entrenar todos los días hasta que alcanzar la edad donde pueda participar en las Pruebas de la Cacería para así ganar el derecho de ser reinstituida y contestar todas las preguntas que tiene sobre su origen.

 
No es un problema que empiece lento porque no solo nos da tiempo para entender cómo es el mundo y los personajes que viven en él, sino que también sirve para agarrarle la mano a las mecánicas, que por lo ágiles y dinámicas nos recuerdan gratamente a Tomb Raider. Además, una vez que la historia arranca no para, y en poco tiempo presenta una buena cantidad de personajes, en su mayoría bien escritos, y explica grandes partes del mundo en el que viven, las tribus y sus creencias, los conflictos entre las partes, y los misterios que oculta el origen de las máquinas. ¿De dónde vienen y cómo es posible que algunos puedan “corromperlas” para atacar ciertas tribus?
 
Y lo más sorprendente de todo es que la historia llega a buen puerto en casi todos los respectos. Diciendo esto no nos referimos a que tiene un final feliz, sino que responde todas las preguntas que hace durante las primeras horas de la aventura. A tal punto que no podríamos decirles si tienen planeada una secuela, algo que suena raro en un mundo de finales inconclusos y trilogías vagabundas. Una grata sorpresa que un juego haga preguntas y de principio a fin se toma el tiempo para responder todas de forma lógica.
 
Entre la historia principal y todo el contenido secundario que ofrece el amplio mundo abierto de Horizon, hay fácil treinta horas de juego, y más si quieren encontrar hasta los últimos secretos. También hay que sumarle varios minutos en los que nos pasamos simplemente admirando la increíble fidelidad gráfica de este juego. Killzone siempre se vio bien, pero este nuevo esfuerzo de Guerrilla está en un nivel completamente nuevo, con una gigante paleta de colores para representar hermosos y variados escenarios que nuestra protagonista recorre con gran agilidad y gracia, cortesía de un maravilloso trabajo de animación. No por nada Hideo Kojima eligió este motor gráfico para Death Stranding. Dentro de los aspectos técnicos son todos sobresalientes, la música es perfecta para cada situación y las voces tienen buenas actuaciones, en especial Ashly Burch quien hace la voz de Aloy.
 
 
Vale dejar en claro que este nuevo título exclusivo de PlayStation es una maravilla técnica en ambas versiones de la PS4. Nos sorprendió lo bien que se ve en la versión estándar, pero más impresionante todavía es su rendimiento, con un solido framerate clavado en todo momento. Y aún así, se las arreglaron para hacer la versión de PS4 Pro más dulce todavía con la elección de dos tipos de renderizado de video: Uno que valoriza el rendimiento sobre la resolución y viceversa.
 
Para nuestra sorpresa, Horizon Zero Dawn tiene un estructura reminiscente a un RPG,  con la posibilidad de explorar con libertad el mundo abierto y hablar con los NPCs que tienen mucho para decir. Hablan de sus costumbres, creencias y varias temáticas que hacen al mundo que los rodea mucho más vibrante. Además, así podemos conseguir misiones secundarias que están bien cuidadas, con historias interesantes, y en algunos casos, hasta memorables personajes. El único detalle que no está tan bien cuidado en las secundarias, son las expresiones y sincronización de la voz que a medida que nos alejamos de las misiones principales se empieza a notar una gran diferencia entre este tipo de pulido.
 
 
Y lo que inicialmente parece un simpático juego de acción, rápidamente demuestra ser mucho más que eso. El mundo está organizado de tal forma que encontrarse con distintas máquinas en varias partes del mundo, puede ser encarado de diferentes formas. Pronto aprendemos a “hackear” a los robots y podemos usar algunos para montarlos y llegar más rápido a destino, o como aliados en una batalla. De esta forma, al encontrar robots en su hábitat a veces podemos matarlos (difícil tarea) para conseguir los recursos y la experiencia, domar alguno de forma sigilosa para tener más ventaja en la batalla, o como terminó ocurriendo en muchos casos, intentar evitarlos para resguardar recursos.
 
Hay una enorme variedad de enemigos y todos se comportan de una forma muy diferente, hasta algunos pueden huir si nos acercamos de forma imprevista. Y como todos se comportan de forma diferente, también tienen distintas debilidades ya sean elementales o de su armadura. Una mención especial para el diseño de estos monstruos, algunos de titánicas dimensiones y apariencia escalofriante. Dentro de la jugabilidad vale notar que cada criatura robótica está diseñada con diferentes secciones de su cuerpo que al ser atacadas se desprenden y desactivan una función de su defensa o son puntos débiles para explotar.

 
Y la gran cantidad de armas a disposición puede ser abrumante por momentos, pero es tan amplia y variada que suele funcionar ser fiel a las cuatro o cinco que más se acomodan al estilo personal. Hay cuatro tipos de arcos diferentes, una suerte de escopeta con flechas, gomeras elementales y mucho más. Todas son modificables para mejorar sus estadísticas y es importante recoger recursos para mantener abundantes municiones. Caso contrario hay un simple pero eficiente combate de corta distancia que puede ser mejorado para mayo daño. Sobre todo cuando logramos volcar a alguna de las bestias.
 
Estamos siempre creando municiones o mejorando nuestras armas y equipamiento, por eso es importante no malgastar recursos. El sistema de crafteo es muy parecido a lo que hemos visto en los Far Cry más reciente. A lo largo de la aventura tenemos la posibilidad de expandir nuestro equipamiento y la posibilidad de transportar más posiciones, municiones y demás elementos. Y la forma en que accedemos a estas mejoras es cazando criaturas animales y utilizando sus pieles para crear mejores versiones de lo que tenemos
 
Mientras que la historia principal y las secundarias nos hacen cubrir gran parte del amplio mundo virtual, hay un montón de secretos que encontrar, varios de los cuales vamos a necesitar. Existen cuevas del mundo antiguo para explorar y después de extensos calabozos subterraneos donde aprenderemos nuevas técnicas para hackear robots aún más grandes que nos ayuden a enfrentar los crecientes peligros.

La exploración es un placer por varias razones, muchas de las cuales están conectadas a lo bien que se ve y se mueve. Poner las manos en el joystick y algo tan simple como pasear por las verdes praderas es muy gratificante, y esto se conecta a muchas mecánicas del juego. Como en Witcher podemos recoger flores y plantas que nos sirven para hacer pociones y municiones, pero también podemos recoger plantas curativas que van directo a nuestra bolsa de medicinas, la cual podemos usar con el direccional derecho hacia arriba. Es un sistema simplificado que funciona muy bien, ya que esta bolsa medicinal también puede ser mejorada para aumentar su capacidad.

Ahora bien, hay muy pocos errores en Horizon Zero Dawn, pero los que sí tiene, pueden ser sumamente incómodos. Por ejemplo, el hecho de que solo poder usar un item a la vez. Teniendo el direccional hacia arriba exclusivamente para la energía nos deja solo el botón hacia abajo, mientras que los dos direccionales restantes cambian qué ítem usa el anterior botón. En vez de tener tres, tenemos solo un slot para items y esto nos obliga a estar buscando la poción adecuada en un scrolleo infinito en medio de una caótica batalla. Creemos que podrían haber hecho esto mejor y ahorrarnos varios malestares.
 
 
Horizon Zero Dawn es un éxito. No solo para PlayStation y Guerrilla, en un mundo actual donde da pavor presentar nuevas franquicias. También es un éxito para nosotros los jugadores, hambrientos por nuevos mundos que descubrir, rumbos por andar y desafíos por superar. Este es uno de esos que no se pueden perder.
 

LO BUENO

  • Increíbles gráficos, de los mejores disponibles actualmente
  • Mundo rico en detalle para explorar con total coherencia
  • Historia atrapante que se desarrolla con sentido y destreza
  • Excelente diseño de sonido, voces y música
  • Tiene un desempeño perfecto en ambas consolas

LO MALO

  • Algunas partes del esquema de controles es incómoda
  • Detalles de animación y sincronización fuera de las misiones principales
 



NOTAS RELACIONADAS